sábado, 17 de enero de 2009

Paseíllo por el inframundo antisemita

Limpiando Gaza (21)

Los vecinos de la Embajada de Israel le invitan a cambiar de sede

Las empresas inquilinas del edificio donde se ubica la embajada israelí en España han colocado este viernes pancartas en sus ventanales desvinculándose de la legación, que ha sido atacada con pedradas. Como muestra de solidaridad dicen que es "preferible" que la embajada cambie de sede.
Trabajadores consultados por Europa Press señalaron que el bloque recibió una lluvia de pedradas el sábado, que afectó especialmente a las cristaleras de las primeras plantas del edificio, ya que la embajada israelí en España está situada en las últimas plantas, concretamente en la séptima y octava, precisamente por motivos de seguridad.

"Los manifestantes tiraron de todo y claro, como es más difícil llevar tan alto, muchos objetos impactaron contra nuestras empresas", manifestó un empleado, que pidió a la legación que se haga cargo de los costes de arreglar las ventanas. Además, los trabajadores están "hartos" de los ruidos y las protestas que se han sucedido durante esta semana. Lejos de condenar a los vándalos, señalaron que es "preferible" que la embajada cambie de sede.

Por ello, la comunidad de propietarios ha decidido por mayoría colocar un gran cartel, muy llamativo, en la fallada del bloque, donde dejan claro que no tienen nada que ver con la embajada y que reza así: "La Embajada de Israel ocupa sólo el ático. El resto de propietarios e inquilinos son totalmente ajenos a la misma".

LLAMAZARES, SOBRE LA MARCHA A FAVOR DE ISRAEL
"En una sociedad democrática puede haber gente que apoye públicamente una masacre"

JOAN FERRÁN LLAMÓ A MANIFESTARSE CON SU IMAGEN
Un diputado del PSC condenado por terrorismo utiliza a una terrorista contra Israel

Un diputado socialista holandés grita a favor de una Intifada en una marcha contra Israel

Un jefe policial alemán se disculpa por retirar dos banderas de Israel
El sábado, cerca de 10.000 personas convocadas por la asociación musulmana turco-alemana Milli Görus se dieron cita junto a la estación central de trenes de Duisburg. Poco después de iniciar su marcha, algunos manifestantes observaron que en el tercer piso de un edificio, alquilado por un joven de 25 años identificado como Peter P., colgaban dos banderas de Israel, una en el balcón y otra en una ventana.
Algunos exaltados comenzaron a lanzar bolas de nieve y trozos de hielo y en medio de una tensión creciente dos agentes antidisturbios accedieron a la vivienda vacía y retiraron las enseñas "por motivos de seguridad" ante el júbilo de muchos manifestantes.
Desde la calle el inquilino fue testigo y cuando por fin pudo entrar en el edificio dos horas después ante gritos de "cerdo judío" de unos pocos exaltados, alguno de los agentes presentes le recriminó su "irresponsabilidad" por colocar las banderas en medio de la manifestación, lo que suponía una "provocación".
Según él, su actitud fue de "solidaridad con la única democracia" de la región y calificó la manifestación de protesta por la desproporción de los ataques de Israel como "la mayor marcha antisemita de Europa desde 1945".

Un bar de Nueva Zelanda prohíbe la entrada a israelíes por el conflicto en Gaza
Otras dos turistas israelíes se encontraron con restricciones similares en un café ubicado en otra localidad de nueva Zelanda. Fueron echadas del café Mevlana, en Invercargill.

1 comentario:

Morgana LeFay dijo...

que vergüenza lo de la embajada....
Saludos