viernes, 16 de enero de 2009

Desde la zona del blanco



Limpiando Gaza (20)

Panorama desde la zona del blanco
Haim Harari
Traducido del Inglés por Oved Kedem

Reenvia:
http://www.porisrael.org/

Estas palabras son escritas a corta distancia del impacto mas septentrional, por ahora de los misiles de Hamás, apuntados metódicamente hacia la población civil de Israel como única meta. Este mensaje puede ser denominado " Panorama desde la zona del blanco".

Durante ocho años, 5.000 misiles han sido lanzados deliberadamente hacia centros poblados Israelíes, por los terroristas de Hamás. Los misiles son muy imprecisos. Las buenas nuevas son que muchas veces caen en campos vacíos. Las malas nuevas son que cuando alcanzan edificios y gente, matan, mutilan y destruyen. Es un horrendo juego de Ruleta Iraní.
Pero el hecho más significativo es que el propósito indiscutible de los misiles es matar civiles a diestra y siniestra. Dado que las más no aciertan a impactar a ciudades enteras y caen fuera de ellas, es posible que no puedan ser dirigidos hacia objetivos militares o estratégicos. El movimiento Hamás no alega nada que no sean intentos deliberados de matar civiles dentro de Israel. El mundo sabe de los cohetes pero raramente menciona que están destinados pura y exclusivamente a atacar a civiles.

Hamás denomina sistemáticamente a Israel "el territorio ocupado". Denomina a toda ciudad en Israel como "asentamiento ilegal". Declara que su objetivo es destruir a Israel. Se ha atribuido orgullosamente, la movilización y envío de numerosos asesinos suicidas a autobuses, supermercados, centros de compras, fiestas de bodas y otros sitios de aglomeración. Declara explícitamente que lo continuará haciendo. Dado que Israel logra prevenir ataques suicidas por medio una combinación de murallas de protección, servicios de inteligencia y otras medidas defensivas, los misiles son el medio preferido por Hamás para matar a civiles Israelíes.

Hamás ha sido definido como organización terrorista, no solo por Israel, no solo por los Estados Unidos, sino también por la Unión Europea, que no es sospechosa de ser pro israeli, La misma Unión Europea, que se niega a definir al Hezbollah como organización terrorista, declara oficial y repetidamente que Hamás lo és. Hamás es totalmente financiado y controlado en gran medida por Irán, un país comprometido con la destrucción de Israel abierta y totalmente, al tiempo que continúa disfrutando de relaciones comerciales con grán parte del mundo occidental.

Los medios de comunicación de Hamás, y en especial su estación de televisión independiente, transmiten diariamente programas infantiles (incluyendo programas para
jardines de infantes) que describen a los Judíos (y no solo a los Israelíes) como cerdos, perros, escoria de la sociedad y seres que deben ser eliminados. En uno de esos programas aparece un conejo que come Judíos. Existe muchísima documentación sobre tales programas, que incluyen dibujos animados y programas con presentadores infantiles. La mayoría de las agencias de noticias occidentales no dan a publicidad tales fenómenos, mientras que algunas de ellas publican declaraciones de líderes de Hamás.

La hora 7:45 es la preferida por Hamás durante los últimos ocho años para el
lanzamiento de cohetes, pero solo durante los días hábiles. ¿Por que? Porque esa es la hora en que las calles transitan multitudes de niños Israelíes que van a la escuela. Ellos no quieren desperdiciar cohetes durante los fines de semana, cuando no hay niños en las calles.

Niños de ocho años de edad de la ciudad de Sderot, a pocos kilómetros de la frontera con Gaza, conviven desde su nacimiento con esos cohetes. No conocen otra realidad. Cuando suenan las sirenas, disponen de exactamente 15 segundos para llegar a algún cobijo improvisado. Alumnos de octavo grado, de 13 años de edad, no han ido nunca a la escuela, sin temer que un cohete los alcance en el camino. Sus padres nunca se sintieron tranquilos al enviar a sus hijos a la escuela. Es muy difícil, para quien vive en un lugar normalmente seguro, imaginar el significado de enviar a tu hijo o hija a la escuela, día a día durante ocho años, con el temor constante que sean alcanzados por un ataque de misiles, destinado a matara los niños. Parecería que el mundo acepta esta realidad.

Israel se retiró de la franja de Gaza en el 2005. Ni un solo soldado o civil quedaron allí. Todo estaba listo para que la gente de Gaza, comenzase una nueva vida y un floreciente desarrollo económico. No había bloqueo, los puestos fronterizos estaban abiertos. Al contrario: se desataron ataques de cohetes hacia Israel, un golpe de Estado de Hamas, arrojando a palestinos de Fatah a su muerte desde los techos de edificios y torturando a gente de su propio pueblo en sus prisiones. Es de lamentar que Israel no reaccionase con toda su fuerza cuando los primeros cohetes se lanzaron desde Gaza, pero existía la ingenua ilusión que por medio de tratativas, conversaciones, acuerdos orales, y cierres temporarios de los puestos de frontera, se pudiesen lograr resultados. Lo que Israel no tuvo en cuenta fue que Irán, directamente o a través de Hezbollah, pagaba por cada cohete que lanzaba Hamas.

Por medio de un elaborado sistema de túneles excavado por Hamás bajo la frontera Gaza-Egipto, miles de toneladas de explosivos y misiles iraníes modernos han sido introducidos a Gaza. El gobierno Israelí aceptó, estúpidamente, a mediados del 2008, una tregua de seis meses. Durante ese "pseudo tregua", muchos cohetes fueron lanzados a Israel, por una gama de organizaciones palestinas reales y ficticias, con el claro padrinazgo de Hamás, que alegaba que observaba la tregua.

En el interín, Hamás pudo prepararse muy bien para el siguiente round. Recibió cohetes Iraníes aún imprecisos pero con cabezas de combate y alcance mas grandes, conteniendo numerosas bolillas de acero, para incrementar las víctimas civiles en un mayor radio.
Nuevamente, la falta de precisión de los cohetes garantizaban que puedan ser usados solo en contra blancos civiles aleatorios. Pero ahora el alcance de los cohetes expone a casi un million de Israelíes y el daño es más significativo.

Cohetes más grandes y mejores estaban ahora almacenados en mezquitas, escuelas,
hospitales y edificios de departamentos. Ataques de morteros se agregaron al menú de ataque contra civiles Israelíes. Escuelas financiadas por las Naciones Unidas fueron usadas para lanzar proyectiles de morteros y misiles. Los invernaderos Israelíes, dejados intactos después de la retirada fueron destruidos, sus partes metálicas fueron convertidas en cohetes primitivos y sus locaciones sirvieron como áreas de lanzamiento. El lanzamiento de cohetes contra la población Israelí reedita mejores ganancias que el cultivo de frutillas y flores en invernaderos.

Cada vez que Israel abrió los pasos fronterizos para abastecer de alimentos y combustible a Gaza, Hamás intentó explotar los pasos fronterizos. El abastecimiento de demasiados alimentos y combustible podría estorbar al floreciente mercado negro controlado totalmente por los jefes de Hamás y sus aliados. Podría también deteriorar su aparato propagandístico.

La mayoría del abastecimiento fue transportado a través de túneles excavados desde Egipto, auspiciados por Hamás, creando negociados lucrativos para las "familias" de Hamás.
Los medios de comunicación occidentales declaman permanentemente una absurda mantra
por la cual Israel tiene la obligación de abastecer de combustible, electricidad, alimentos y medicamentos a una región proscripta, dominada por una organización terrorista.

Se presume que Israel debe proveer a Hamás con materias primas para los cohetes a ser
lanzados contra sus ciudadanos, con electricidad para la maquinaria de producción de tales cohetes, con provisiones para sus diseñadores y fabricantes, con los materiales de construcción de refugios seguros en los subsuelos de escuelas y hospitales para los líderes de Hamás. Por un lado se alega que Hamás es gobierno legítimo elegido democráticamente por la mayoría de la ciudadanía, y simultáneamente se alega que esa ciudadanía que eligió a esos matones es inocente y sufriente. Esta inconsistencia nunca se menciona.

Cuando, como consecuencia de los repetidos ataques de Hamás, los pasos fronterizos se
cerraban, el juego internacional de la "crisis humanitaria" comienza a jugarse exitosamente, con la plena cooperación de los medios de comunicación occidentales. Incidentes famosos incluyen fotografías de los pobres residentes de Gaza con velas y (aparentemente) sin electricidad, en un cuarto con pesadas cortinas, mientras la luz del día es visible a través de hendeduras entre las cortinas. La mayoría de los medios de comunicación occidentales usan sin reparos esas fotos falsificadas y, cuando la mentira se descubre, nunca la mencionan. A los líderes de Hamás nunca les faltó comestibles, combustible, vehículos lujosos y todos las amenidades que proveen las ganancias del mercado negro.

Quedan pocos periodistas residentes en Gaza, dado que varios de ellos fueron secuestrados por Hamás. Casi toda la información que llega a los medios occidentales provienen de los Palestinos, que apoyan a Hamás, o temen a Hamás, o son activistas en sus filas o todas las anteriores posibilidades. El lector del New York Times, o el espectador de una red televisiva Europea, nunca sabe cual es la fuente de las noticias que le son entregadas. Todas las fotografías y videos, provienen de fuentes Palestinas, que no tienen ningún reparo cuando sirven al aparato propagandístico. En le televisión occidental, los cohetes de Hamas son siempre lanzados desde campos abiertos, nunca desde una escuela o un barrio apiñado de gente, tal como sucede en la vida real.

Las fuentes de las Naciones Unidas en Gaza son citadas frecuentemente, condenando a Israel como causa de la "Crisis Humanitaria". Pero esas fuentes son generalmente empleados de la UNRWA, la agencia de la ONU que, desde 1948, hace todos los esfuerzos para perpetuar el status de "refugiados" de los bisnietos de los refugiados de 1948. Los abuelos de esos "refugiados" fuero desplazados hace 60 años a una distancia de 20 minutos en automóvil y nunca fueron reubicados porque desde entonces reciben alimentos gratuitamente de manos de la ONU. La ONU se opuso vehementemente a cualquier intento de reubicación de los refugiados, sus hijos y nietos. Los pocos refugiados verdaderos que viven aún, tenían 18 años cuando fueron desplazados y hoy en día tiene 80 años. Todos los terroristas son la tercera o cuarta generación de "refugiados" mantenidos como tales por "cortesía" de la UNRWA.

Esas organizaciones de la ONU emplean, por propia voluntad, a numerosos activistas de
Hamás. Cuando estos hacen declaraciones en nombre de "fuentes de la ONU en Gaza",
nunca se menciona quienes son esas "fuentes de la ONU". El público recibe la impresión de que se trata de fuentes fiables y veraces, mientras se le proveen las mentiras de Hamás. Los medios nunca nos relatan que los puestos de trabajo de esa gente depende de la perpetuación de la miseria de los así llamados "refugiados".

Un director y docente de Ciencias de una de las escuelas de UNRWA en Gaza, era uno de los líderes de la industria cohetera del Jihad Islámico, una organización terrorista, colaboracionista de Hamás. La ONU denegó vehementemente las acusaciones Israelíes respecto al empleo de un terrorista, hasta que fue eliminado por Israel y loado por sus amigos como líder del Jihad Islámico y diseñador de cohetes.

Cuando camioneros Israelíes transportaban abastecimientos humanitarios a Gaza, eran
frecuentemente atacados por Hamás. Al menos uno de los choferes Israelíes fue
deliberadamente asesinado. La ONU no protestó. Pero, cuando en la batalla actual, un
camionero Árabe empleado por la ONU fue muerto accidentalmente, la ONU se indignó y
paralizó, en protesta, toda su actividad "humanitaria", en afinidad a las clamorosas denuncias de todas las "fuentes de la ONU".

Las Fuerzas de Defensa de Israel registran cada detalle de esta "actividad quimérica" usando mini aviones robots y por medio de una penetración eficiente de los servicios de inteligencia en los rangos de Hamás. Ellos conocen qué edificio de apartamentos es utilizado como depósito de misiles, la dirección y el teléfono de los líderes de Hamás, las escuelas utilizadas como depósitos de municiones, etc.

A mediados de Diciembre, cuando el período de seis meses de "cese de fuego" finalizó,
Hamás se negó a reanudarlo, lanzando 90 cohetes en un sólo día sobre poblaciones Israelíes.
Visto en retrospectiva, éste hecho previno una situación futura mucho más peligrosa. Si se hubiese renovado el "cese de fuego", Hamás podría haber recibido cohetes que alcanzasen a todo el territorio Israelí y posiblemente misiles iraníes mucho mas precisos. El abastecimiento Iraní de explosivos y armas, a la par del floreciente negocio de contrabando de mercancías, hubiese pasado a través de los túneles bajo la frontera entre Gaza y Egipto eficiente y regularmente. Si esa eficiencia fuese utilizada para mejorar la vida de los Palestinos en Gaza, todo el Medio Oriente podría ser una zona enteramente distinta. Pero, conjugada con el contrabando de armas, era esencial crear la farsa de la "Crisis Humanitaria".

Durante la operación actual, cuando la Fuerza Aérea Israelí decide bombardear una casa utilizada como depósito de misiles, las autoridades Israelíes telefonean a cada una de las familias y les otorgan 15 minutos para evacuar el edificio. Hamás entonces envía a las mujeres y a los niños al techo para evitar el bombardeo de los aviones Israelíes. Israel desarrolló un cohete miniatura que se lanza a uno de los vértices del techo, causando un potente pero inofensivo estruendo, para espantar a las mujeres y niños del techo, antes que las bombas verdaderas destruyan los misiles o los depósitos de explosivos allí localizados. A veces, las mujeres y los niños utilizados como escudos humanos por Hamás, escapan, el edificio explota y seguidamente ocurre una espectacular explosión secundaria causada por los misiles u otros materiales de guerra. En otras ocasiones gente de Hamás sube al techo e impide que las mujeres y los niños abandonen el edificio. En tales casos la operación no se
lleva acabo para evitar victimas civiles, a riesgo que tales cohetes sean lanzados contra Israel al día siguiente.

A través de la historia, ningún país hizo esfuerzos tales para evitar víctimas civiles, durante combates en contra de asesinos cuyos únicos blancos son solo y exclusivamente poblaciones civiles. A nadie en Kosovo, Serbia, Georgia o Irak, se le ofrecieron tales cortesías por parte de las potencies que bombardean o atacantes. Los medios de comunicación de Occidente nunca mencionan estos hechos.

Muchos de los heroicos comandantes de Hamás se esconden en el hospital central de Gaza, en un complejo sistema de bunkers, seguros que Israel no va a atacar al hospital. El portavoz de Hamás realiza declaraciones desde la maternidad del mismo hospital, sabiendo que Israel no lo atacará allí. Irónicamente, de todos los no-Israelíes, los líderes de Hamás son los únicos que saben con seguridad que Israel nunca va a herir civiles deliberadamente.

Ellos se aprovechan de este hecho. El resto del mundo cree en las mentiras de Hamás y culpa a Israel por dañar a civiles. Repetidas declaraciones de "crisis humanitaria" salen de ese hospital. Los médicos nunca nos dicen que los líderes de Hamás escondidos allí los usan a ellos y a sus pacientes como escudos humanos. No sabemos que parte de los médicos han sido atemorizados y que part son deliberadamente cómplices. Probablemente parte de ellos son miembros activos de
Hamás y otros, justificadamente, temen hablar. Nunca oímos una sola palabra por parte de la Cruz Roja Internacional respecto al uso de los hospitales como cuarteles de líderes terroristas.

Uno de los más terribles testimonios "imparciales" respecto a la situación humanitaria en el hospital, es impartida repetidamente a los medios de comunicación occidentales por un "Medico Noruego" que trabaja allí. Ese hombre es bien conocido desde el año 2001 cuando, en entrevistas en la televisión Noruega, apoyó y justificó los ataques del 9/11. Demás está decir que ninguna de las redes de noticias menciona este hecho. Se lo presenta solo como "Un Médico Noruego" que atiende a los heridos.

Las ambulancias Palestinas son utilizadas rutinariamente para transportar terroristas. Esta práctica fue utilizada también en Cisjordania durante la ola de terror del 2001-2002. Una ambulancia es el medio ideal para transportar a un asesino suicida a través de los puestos de control. En el peor de los casos, si el criminal es atrapado, hay por lo menos una buena fotografía de los horrendos Israelíes atacando y deteniendo una ambulancia. Es una situación de "todos ganan". Si una ambulancia repleta de sanísimos terroristas de Hamás y de explosivos es atacada, las fotografías son aún mejores para los medios de comunicación
occidentales y para Al Jazeera.

Algunos líderes de Hamás se mueven a través de Gaza rodeados de niños, y a veces

sosteniendo niños en sus brazos. Existen casos bien documentados en los cuales terroristas de Hamás arrastran a niños reacios por sus orejas cuando van de un edificio a otro. Nada de esto se menciona en los medios de comunicación occidentales.

Algunas de las mezquitas, que sirvieron como depósitos de municiones, fueron destruidas por Israel. En cada uno de esos casos, las fotografías aéreas muestran una explosión primaria, causada por el misil aéreo, y una explosión secundaria mucho más grande, causada por los misiles y otros explosivos almacenados en la mezquita. La explosión secundaria es una prueba clara y absoluta de lo que se había escondido en la mezquita. Las hermosas alfombras de las mezquitas nunca causarían una explosión secundaria. Los medios de comunicación occidentales poseen esto videos, pero raramente los muestran o mencionan su existencia.

Los mismos medios de comunicación occidentales muestran repetidamente fotos de niños
heridos o muertos. Algunos han sido desgraciadamente heridos o muertos por ataques
Israelíes a objetivos militares y terroristas; otros son obviamente fotos de niños con pintura roja untada sobre sus caras. Al menos en uno de los casos, el mismo niño, obviamente pintado y no herido, ha sido presentado a las cámaras de televisión de distintas redes, varias veces por distintos hombres, cada uno de los cuales declaró ser su padre.

A pesar de las enormes precauciones adoptadas y los esfuerzos de las fuerzas Israelíes, niños y civiles inocentes han resultado heridos y muertos. Esto es verdaderamente trágico. Pero la única alternativa de Israel es no hacer nada y absorber los miles de misiles sobre su población civil esperando que misiles más mortíferos y de más largo alcance comiencen a destruir todo en Israel. Israel debe elegir entre un suicidio a nivel nacional o un ataque a los terroristas, tomando todas las precauciones posibles para impedir víctimas civiles, pero sabiendo que esas víctimas pueden darse cuando el enemigo usa niños como escudos humanos, esconde explosivos en mezquitas, dispara morteros desde escuelas y esconde a los perpetradores en hospitales.

Muchos de los terroristas de Hamás se esconden en búnkeres seguros, dejando a sus familias en zonas de guerra. Ellos están dispuestos a combatir hasta el último civil Palestino, pero no hasta el ultimo terrorista de Hamás. Mujeres y niños circulan en los campos de batalla sirviendo de protección, mientras francotiradores de Hamás disparan. Las mujeres y los niños no son admitidos en el limitado espacio de los bunkers de Hamás. Más de una vez, se observan mujeres transportando chalecos de explosivos. Los soldados Israelíes, que tratan de ayudar a esas mujeres a salir de la zona de combate, se arriesgan seriamente a ser víctimas de un ataque suicida.

Cuando terroristas de Hamás mueren, son denominados por las "Fuentes de la ONU" como
civiles. Esa es la forma por la cual las "Fuentes de la ONU" llegan a las grandes cantidades de civiles muertos de las cuales informa. Es interesante que Al Jazeera casi nunca muestra cadáveres de hombres jóvenes, y los medios de comunicación occidentales, alimentados por fuentes Palestinas, siguen la corriente.

La estación de televisión de Hamás ("Al Aksa TV) y Al Jazeera muestran repetidamente, 24 horas por día, fragmentos de vidéo clips acompañados de música a gran volumen, mostrando niños heridos y sangrando incluyendo miembros mutilados. Algunos heridos son reales y otros no, pero los videos son presentados ininterrumpidamente entre cada dos noticias. Las noticias mismas mienten muchas veces, pero eso no tiene importancia. Lo que importa es que los videos, editados como avisos comerciales, lavan el cerebro a una audiencia a lo ancho del mundo y a una nueva generación de futuros simpatizantes del terrorismo.

Ha resurgido un video tomado hace unos años en Gaza. En él se documenta la explosión
accidental de un camión de Hamás, que llevaba un gran número de misiles, a una celebración Palestina en Gaza. Hubo muchos muertos y heridos en este accidente, y las fotos fueron devastadoras. El evento sucedió hace unos años e Israel no jugó en el ningún papel. Las redes Europeas, incluyendo France 2, lo muestran ahora como evidencia del actual comportamiento "criminal" de Israel. El canal Francés se disculpó posteriormente, pero la cantidad de personas que escucharon la disculpa es significativamente menor que aquellos que vieron las horribles escenas y creyeron las mentiras. En este caso, por lo menos, el engaño fue elaborado por Hamás y France 2 fue aparentemente la víctima y no el perpetrador, como lo fué en casos anteriores y bién conocidos.

Israel abre diariamente los pasos fronterizos, durante la batalla para proveer de alimentos básicos y medicamentos a la población civil. No existe antecedente de un gesto parecido en otra guerra a lo largo de la historia, ciertamente no cuando el gesto es hacia el bando que ataca solamente civiles y anuncia repetidamente que su único objetivo es aniquilar a su oponente. La mayoría de las provisiones son capturadas por los terroristas de Hamás y utilizadas para sus propias tropas y su floreciente mercado negro, y nunca lo distribuye en forma organizada a la población. "Fuentes de la ONU" afirman que la cantidad de provisiones es insuficiente.

El hecho que los asesinos de Hamás usan esas tácticas, mentiras y métodos no es para nada sorprendente. El hecho que la comunidad internacional, con todos sus periodistas investigadores, digieren tales mentiras con avidez, sin desenmascararlas, es lo que exige explicaciones

1 comentario:

Javi_Pichu dijo...

Pero Occidente calla, Occidente enmudece, Occidente se esconde tras un escudo que tarde o temprano sucumbirá.

No, perdón, Occidente no se calla. Clama en contra de Israel, y de paso, a favor del terrorismo y de su causa, justificando la matanza que Hamás ha realizado y realiza, y olvidando quiénes son los verdaderos responsables de esta situación.

Sólo sobrevivirán los más fuertes y Occidente pide a Israel que se pase a su bando, el de los débiles.

Qué triste, cada día más y cada vez peor.