miércoles, 28 de enero de 2009

Los "sucios sionistas" no volverán a los hornos, le pese a quien le pese

Las lecciones del Holocausto - Hoy
Julián Schvindlerman
(Escritor y analista político)

Reenvia: www.porisrael.org

Si algo hemos aprendido de la Shoá es que el genocidio comienza con la destrucción intelectual de un pueblo, abriendo el camino para su destrucción física eventual. Antes de alcanzar el aniquilamiento parcial del pueblo judío, los nazis debieron primero obliterarlo en el imaginario colectivo. Antes de llevar a los judíos a las cámaras de gas, debieron persuadir a la opinión pública de que los judíos eran sub-humanos merecedores del exterminio contra ellos planeado. Primero éstos fueron destruidos en los discursos pronunciados desde los palcos, en los panfletos divulgados en las universidades, en las pancartas erigidas en las manifestaciones callejeras, en las leyes raciales; de modo que los judíos fueran completamente aniquilados idealmente como preludio a su obliteración material.

En vísperas de un nuevo aniversario del Día Internacional del Holocausto, comprobamos con horror que esta lección elemental no ha sido todavía aprendida. Durante las últimas semanas, en el contexto del conflicto en Gaza, hemos asistido a la demonización colectiva de toda una nación. El espectáculo fue surrealista. Mientras que en Brasil el Partido dos Trabalhadores calificó la represalia israelí contra el Hamas de "práctica nazi", en Italia el sindicato Flaica-Uniti-Club pretendió resucitar las leyes raciales fascistas al instar a boicotear las tiendas comerciales pertenecientes a los judíos de Roma. Mientras que en Mar del Plata el titular del Centro Islámico aseguró que "prontamente Israel, como el Estado Nazi, desaparecerá y será solamente un mal recuerdo del pueblo árabe", en Holanda manifestantes gritaron "gaseen a los judíos". Mientras que un alto oficial vaticano equiparó a Gaza con "un gran campo de concentración", manifestantes corearon en la Florida contra los judíos: "regresen a los hornos". Es decir, a la vez que se pedía crudamente por un nuevo Holocausto contra los judíos, se los acusaba a éstos de ser nazis. Desde el fin de la Segunda Guerra Mundial no hemos presenciado un llamado tan explícito a liquidar judíos en las capitales del mundo libre. Que se invoque retórica nazi contra los judíos al protestar contra la política militar de Israel, país que a su vez es acusado de ser nazi al lidiar con los palestinos, es un escenario tan novel como inquietante.

El antisemitismo, camuflado de antiisraelismo, reina soberano. No es que toda crítica al estado judío sea necesariamente judeófoba. Obviamente, Israel es un estado perfectible y como tal pasible de sanción. La crítica política a Israel es válida. Pero es igualmente innegable que, muchas veces, la condena al Estado de Israel efectivamente conlleva una dosis de prejuicio antisemita. Cuando años atrás el compositor Mikis Theodorakis -creador a la vez de la música del film Zorba el Griego y del Himno Nacional Palestino- dijo que los judíos "son la raíz de todo el mal" en su supuesta condena a las políticas de Israel, advertimos que una línea ha sido cruzada. La pancarta elevada en una reciente aglomeración en Australia que exigía que se "limpie la tierra de sucios sionistas", ¿exactamente que política israelí estaba objetando? ¿Cuál acción israelí específicamente estaban condenando aquellos que en Toulouse lanzaron un automóvil en llamas contra la sinagoga local? Resulta curioso notar que la agrupación islamista Hamas -que abiertamente cometió crímenes de guerra al atacar a civiles israelíes protegiéndose con civiles palestinos, y cuya Carta constitutiva llama abiertamente a la obliteración de un estado-miembro de la ONU- en ningún momento fue comparada con los nazis o acusada de querer cometer un genocidio. La indignación mundial y la condena desproporcionada fueron reservadas a Israel.

Esperemos que esta nueva conmemoración de los trágicos hechos de la Shoá pueda dotarnos de la perspectiva y de la sabiduría necesarias que nos permitan comprender, en el sentido más profundo posible, que lo que empieza con retórica extrema termina en acciones atroces.

(+) Esta nota fue enviada a un importante diario argentino que declinó publicarla.
Es doloroso decirlo pero el auténtico enemigo de Israel y de los judíos no está en Gaza ni en Irán. Estos no son más que enemigos menores a los que se les combate y vence. El auténtico enemigo está donde siempre estuvo, en el corazón antisemita y judeófobo de Europa.

1 comentario:

Morgana LeFay dijo...

BRAVO por este artículo. Verdades como puños.
Saludos.