martes, 4 de noviembre de 2008

El cuerpo me pide ver a un negro como presidente USA



Nunca he entendido la obsesión que se extiende por España, y supongo que por toda Europa, cuando llegan las elecciones USA. Vale que tiene su importancia para todo el mundo quien se siente en la Casa Blanca, pero de ahí a convertir el tema en el centro del universo y tomar partido, todos a una, por uno de los candidatos como si del Madrid o el Barca estuviéramos hablando va mucho trecho. Y lo peor es que se hace desde el desconocimiento y la ignorancia más absoluta. A todos nos da iguial como sea de verdad el "elegido", cuales sean sus ideas. Nos limitamos a imaginarlo como queremos que sea, desde el punto de vista de aquí, lo catalogamos de progresista (os acordais del pijo Kerry) o reaccionario y lo adornamos con todo lo bueno o malo que se nos ocurra. Nos hacemos así un candidato "a la carta" y ya, sin bajarnos de la burra, vamos a muerte con él. Si después gana, estupendo. Si pierde habrá sido por pucherazo o porque los "americanos son unos fachas incultos que solo quieren matar gente".

En las elecciones de hoy no sé cual acabará siendo el resultado. Parece muy claro que ganará Obama pero no sería bueno descartar la sorpresa que podría venir del racismo tan extendido en la sociedad americana. Y no hablo sólo del racismo que ven los progres sino también de los odios existentes entre hispanos y negros, entre asiáticos e hispanos, entre negros y asiáticos, de todos contra los blancos, de los blancos contra todos, ... ¿y que harán los seguidores de la Clinton? otra incógnita que puede dar algún disgusto.

A mi no me importa mucho quien gane: McCain es más de lo mismo pero en versión descafeinada, Obama arrastra sus relaciones islamistas, ninguno de los dos hará lo que los progres de Eurabia esperan. Se dedicarán a su país (bastante tienen que arreglar) y le darán la espalda al resto (a ver como se las apañan. En cualquier caso el cuerpo me pide ver a un negro como presidente USA. No cabe duda que sería una apuesta alta y, quien sabe, igual cambia algo de verdad. Además es un tipo joven, sobre todo si lo comparamos con el abuelete McCain, y en tiempos de crisis hacen falta ideas nuevas ¿las traerá Obama o será todo fachada?

Seguiremos viviendo tiempos interesantes ...

1 comentario:

ephraim dijo...

A los americanos no les va a caer encima un Zapatero y creo que con eso se pueden dar sobradamente por satisfechos.

Por otro lado, lo que a mí se me escapa es, por un lado, la inquietud de los sectores y analistas más conservadores a este lado del charco con la posible elección de Obama y, por otro, el jolgorio y el alborozo de la progresía, como si éste de golpe y porrazo fuera a dar un giro de 180º a la política americana y empezar a apoyar a sus amigos, llámense Irán, Siria, Fidel Castro, Hugo Chávez, Hamas o Hizbolá. Cuando en realidad, Obama trabajará por los intereses de los USA, y solo de los USA, y no por los personales de Zapatero ni de su patulea progre. Otra cosa es que este último seguramente utilice la elección del candidato demócrata vendiéndonos a través de todas sus terminales mediáticas un “¿ven ustedes como al final era yo quien estaba en posesión de la verdad y los yankis han apostado por el buenismo y la Alianza de Civilizaciones, no como el malíiiiiiiiiiiisimo de Bush?”.

Un gran saludo de nuevo.