martes, 18 de noviembre de 2008

El mito kazaro y el nuevo antisemitismo


Resulta curioso ver como el antisemitismo perdura contra viento y marea. Incluso en estos tiempos políticamente correctos en los que el más inocente comentario es tachado de racista y en los que se pide respeto para cualquier tipo de actividad realizada en nombre de algún grupo étnico, cultural, social, ...
Sin embargo nadie se escandaliza cuando se niega el derecho de Israel a existir, ni cuando se echa mano de lo más rancio de las teorías racistas para quitarle a los judíos el derecho a tener estado propio.

Parece que contra los judíos vale todo. Es fácil atacarlos desde la derecha o la izquierda. Está mal visto defenderlos en la derecha y la izquierda.
El siguiente artículo es buena muestra de ello:

  • El mito kazaro
  • 2 comentarios:

    Melvin dijo...

    En cierta ocasión, el comentario de uno de estos defensores de esos mitos en otro blog (no recuerdo quién de ellos) rizó totalmente el rizo: los descendientes directos de los judíos que habitaron esas tierras en tiempos bíblicos son ¡¡LOS PALESTINOS!!

    Juanelo Godínez dijo...

    Es antisemita propiamente tal decir que un porcentaje de judíos viene de una raza de tal lugar o de otro lugar... eso valdrá??
    Recordemos que hace un tiempo hubieron menciones al carácter germano y no latino de Francia, cuando Le Pen hizo proclamaciones ultranacionalistas... pero en términos antropológicos, aunque la historia diga que los Francos provenían de los pueblos germanos y están relacionados con los sajones o lombardos, ellos no pertenecen a la cultura germánica, sino a la latina, por su lengua, por su desarrollo cultural, etc
    Lo mismo pasa con los judíos... no seria caer en lo mismo que se cayó con el darwinismo social, cuando se habla de raza y no de cultura, lo que dió lugar a tantas atrocidades cometidas no sólo al pueblo judío, sino al pueblo bantú en África, a los pueblos de Asia barridos por la colonización europea, cuando se dice que si se proviene de tal lugar o de tal región, es de cierta raza o pueblo... si es la cultura la que define los pueblos humanos, no la sangre, ya que en ella no llevamos información cognoscitiva.
    Sea de donde sea, pueden venir los judíos desde groenlandia, incluso desde arabia, pero es la cultura en la que ellos estan inmersos la que "predestina" la educación de los hijos.
    Así mismo, yo puedo tener bisabuelos japoneses, pero el modo de ser japonés no está descrito como perteneciente a una raza ni en un pueblo, sino, como he dicho, en el compromiso cultural que existe cuando uno es educado de cierta manera.
    Rastreando los genes, puedo ser descendiente de cualquier pueblo del mundo, eso es imposible de controlar, a no ser que se caiga en la endogamia, por eso mismo, he visto a judios pelirrojos... y no diría que son semitas... pero si están inmersos en la cultura judía, puedo decir que son judíos.