martes, 7 de octubre de 2008

La guerra que estamos perdiendo

La Guerra del Islam radical contra Occidente
Ruben Kaplan


El día 5 de septiembre pasado,70 diarios de Estados Unidos, entre los que se encontraba el prestigioso The New York Times, adjuntaron en sus ediciones, un controvertido y valiente DVD denominado "Obsession" Radical Islam's War Against The West.

Por iniciativa y soporte de la Fundación Clarion, que se declara una organización independiente y que no acepta fondos del Gobierno de los Estados Unidos, instituciones políticas ni organizaciones extranjeras, 28 millones de copias fueron distribuidas en el territorio estadounidense.

El film documental estrenado en el 2005, que fue dirigido por el sudafricano Wayne Kopping y concebido por Peter Mier con la producción del israelí-canadiense Raphael Shore y Brett Halperin, explicita crudamente la amenaza del radicalismo islámico hacia la civilización occidental. La particularidad de la película, es que la totalidad de su contenido fue extraído de la mismísima media árabe. Se pueden observar fragmentos de la televisión musulmana, con invocaciones a la Jihad global declarando sin rubor, el objetivo de la dominación del mundo por el Islam, sermones en mezquitas y arengas a multitudes desde los minaretes, vociferando muerte a América e Israel y la enseñanza e incitación al odio en las madrazas, escuelas religiosas coránicas, de donde egresan miles de terroristas, ávidos por la tanatomanía en nombre de Alá.

"Obsession" también traza un paralelismo entre el nazismo y los movimientos fundamentalistas islámicos, parangonando sus respectivas propagandas y libelos antijudíos.

Probablemente el miedo cerval hacia los terroristas radicales islámicos, fue la razón por la que durante un largo período desde su realización, el documental ganador del Best Feature Film 2005 Liberty Film Festival, que obtuviera laudatorias críticas y otros galardones posteriores, no sea conocido en muchos países y no haya tenido la repercusión masiva que obtuvo ahora.

Uno de los pocos diarios americanos que se negó a distribuir el DVD, el St. Louis Post, alegó que durante 2 años, el film perturbó a los musulmanes. El eufemismo de temor, cuidado por no herir la susceptibilidad de los islamitas, es ampliamente utilizado, y se complementa con otra excusa, la de no ofender a los musulmanes.
Desde luego, no se puede involucrar ni asociar a toda la feligresía islámica con el terror.

No existe unanimidad en cuanto a la cifra exacta de musulmanes que hay en la actualidad. Las estimaciones varían entre la moderada de ochocientos millones y la excesiva que los sitúa cerca de los mil quinientos. Posiblemente, el número real deba estimarse en torno a mil millones. Un para nada exiguo porcentaje de entre el veinte y el treinta por ciento, adheriría a las posiciones radicalizadas.

Un grupo Americano de apoyo a los musulmanes, solicitó a la Federal Election Comission que investigue si la Fundación Clarion que distribuyó el alarmante DVD sobre el Islam , no es embozadamente, una fachada de un grupo israelí que tiene como objetivo ayudar a promover la candidatura del candidato John McCain.

Centenares de blogs y publicaciones islámicas, como Noticias coránicas de Irán, se sumaron a las protestas por la difusión de "Obsession" e intentaron descalificar a los productores, atribuyéndoles, ser agentes sionistas que junto al grupo religioso judío Aish Hatoráh se unieron para desacreditar al Islam.

En ningún caso, esbozaron una desmentida del irrefutable material del film, basado en su totalidad, en la prensa árabe.

Los promotores de "Obsession": Radical Islam's War Against the West, negaron tratar de promocionar ninguna campaña presidencial y agregaron que era incorrecto vincular la campaña del DVD con el grupo educacional de Jerusalén, Aish Hatoráh Internacional, si bien alguno de sus ex y actuales empleados, participaron del proyecto.

Sin amilanarse por las denuncias en su contra, la Fundación Clarion, promete redoblar su apuesta, denunciando el alzamiento de la espada de Damocles por parte del Islam radicalizado sobre la cabeza de occidente, con el inminente estreno de otra película que ayudó a producir: The Third Jihad, (La tercer Jihad) otro estremecedor documental, que pretende concientizar al mundo, que supone equivocado, que sólo Israel es el amenazado.

Fuente y distribucion: www.porisrael.org
Enlace: http://desdeisrael.com

Es imposible ganar una guerra cuando no se es consciente de estar inmerso en ella, cuando te niegas a ver al enemigo como tal por mucho que te de muestras de buscar tu destrucción. Estamos perdiendo esta guerra y nos va la supervivencia en ello.

1 comentario:

Andres dijo...

Y mientras, del otro lado, tenemos un enemigo perfectamente conciente de cuales son sus objetivos, su ideologia y a quien pretende aniquilar. Tenemos un enemigo que sabe aprovechar todas las posibilidades que un Occidente ciego le otorga, precisamente para destruir a esa misma civilizacion utilizandos sus debilidades. El problema no es de fuerza, sino de conciencia: en Occidente no quieren ganar la guerra.