viernes, 18 de julio de 2008

Liberando a los lobos que devoran a nuestras crías

Andrés, desde Israel, nos manda lo siguiente:

Hoy, todo Israel llora. El dolor es tan grande que nos oprime el pecho.
Ehud y Udi eran los hijos de todos, como Guilad.
Pero, como siempre con cada muerto que enterramos, caido por las balas enemigas, seguimos adelante, como dice Moshe: "LOS HEBREOS ESTAMOS EN PIE", con dignidad y entereza seguimos adelante. Tenemos "a favor" 5600 años de historia "en contra".
Que Di-s proteja a nuestro Pueblo!!!!
AM ISRAEL JAI !!!

dori lustron desde Israel (PORISRAEL.ORG )

DEJADME LLORAR !
Moshe Vainroj

Que solo llanto
hay en mi....

Hoy solo quiero
llorar
por tanta pena que me embarga ;
No me quedan palabras,
y no puedo hablar ;
Se me han escapado
todas las letras
de mi humilde abecedario,
y no me restan fuerzas
para poder escribir ;
Hoy solo quiero llorar.
Llorar en silencio
como llora un padre,
porque me siento padre
de Ehud Godwasser
y Eldad Reguev,
como estoy seguro
que te sientes Tú

Ya no importa como...!
Les hemos arrancado
sus cuerpos
al demonio sangriento,
que ríe enajenado
tras la frontera de barbarie
que nos separa.

Hoy....
ya no importa como,
les hemos regresado a casa,
donde reposarán serenamente
cerca de todos los que tanto
les han amado.

Por esto, amigo mío,
Hoy solo tengo
unas inmensas
ganas de llorar.....
Y no me pidas
que te diga mas....!!!

http://www.abducted.org.il/inside_es.html

Y su opinión personal:

Samir Kuntar fue el perpetrador de uno de los atentados mas sangrientos en toda la historia de Israel. Fue quien en 1979, con otros tres terroristas, se infiltraron, desde el Líbano, en un apartamento en la ciudad costera israelí de Naharia, después de asesinar a sangre fría a dos policías. En ese apartamento vivía la familia Harán. Entonces Kuntar secuestró al padre de la familia junto con su hija de 4 años, los llevó a la playa, al padre lo asesinó con un tiro a quemarropa por la espalda y lo ahogó en el mar, para que lo último que viera su hijita fuera eso, la muerte de su padre. Entonces inmediatamente después, en medio del tiroteo que se había desatado con la policía, tomó a la nena (Dany Harán) y le reventó su cabecita contra una roca y, al ver que no se terminaba de morir, le destrozó el cráneo a golpes con la culata de su rifle. La madre de la familia se escondió debajo de la cama y, para evitar que su otra hija las delatara con su llanto, le tapó la boca a la niñita, asfixiándola accidentalmente. Desde ese entonces Kuntar estaba preso en una cárcel israelí, aunque con demasiadas garantías a su favor (se casó dos veces con activistas árabe-israelíes, estudió una carrera universitaria, recibió atención médica y propaganda de apoyo por parte de todo el mundo árabe). Si hay alguna descripción que encaje con ese miserable bastardo de Samir Kuntar, esa palabra es REVERENDO HIJO DE PUTA.

El señor Shimon Peres dijo: "Somos un pueblo fuerte y noble, si bien hay mucha crítica contra lo que se ha hecho, hay aquí una enorme profundidad moral. Cierto, en otro lado festejan, pero si me preguntaran desde el cielo a qué pueblo querría pertenecer, a un pueblo entristecido porque cayeron dos de sus guerreros, o a otro que le hace una recepción a un excecrable asesino, cuya marca de Caín no se habrá de borrar, mi respuesta es clara. Todo aquí es una cuestión de valores, somos un pueblo de valores y no de precios".

En ese sentido el señor Peres tiene razón. Sí, claro que estoy orgulloso de pertenecer a este pueblo de valores, orgulloso de estar viviendo en este hermoso país de valores, orgulloso de ser educado con los valores de la Torá... de lo único que no estoy orgulloso, es de esa manga de ineptos que nos gobiernan. Pues digan lo que digan, lo siento mucho por los valientes familiares de los caídos, pero dos cádaveres de nuestros soldados no vale la vida de cuatro jerarcas terroristas, 199 cuerpos de miembros del Hizbalá, la liberación del infanticida hijo de puta del excremento putrefacto de Samir Kuntar y la alegría infinita de nuestros enemigos por recibir a un asesino de bebés que esperaban con los brazos abiertos en la alfombra roja, además del estímulo que recibe el Hamás y todas las agrupaciones terroristas por saber que Israel paga un precio alto por recuperar a sus hijos aunque sean solo cuerpos sin vida (ni me quiero imaginar si deducen que matar a Shalit es "negocio" igual). Estoy triste, pero más que triste por la ya sabida muerte de Goldwasser y Reguev (Hizbalá los secuestró cuando ya estaban muertos y trató de ocultar la verdad, pero todas las personas mínimamente informadas sabíamos lo que había ocurrido, que estaban jugando con nosotros y los sentimientos de las familias de los soldados), estoy más triste por saber que otro terrorista (esta vez de la peor clase, nunca visto) ha sido largado para continuar viviendo su vida tranquila, orgulloso de haber hecho lo que hizo (sin haberse arrepentido nunca de la espantoza masacre de la que fue protagonista), viviendo como un rey y apreciado por todo el mundo árabe (sí, ellos consideran que un asesino que le destroza el cráneo a una nenita indefensa es un "héroe" y un ejemplo a seguir, tal cual como los palestinos piensan desde Abbas hasta Haniye, esos son sus valores, ellos son los que se regocijan y se jactan con el dolor ajeno).

Estoy absolutamente descepcionado por este "intercambio", no lo considero conveniente desde ningún punto de vista (estratégica, política, militar o moralmente el trato en cuestión es patético). Eso embalentona aún más a nuestros enemigos, enseña que se puede asesinar judíos impúnemente sin pagar castigo alguno (como en la Shoá), le otorga una "victoria" a Nasrala y vuelve a matar a las víctimas de aquellos monstruos que fueron liberados de la prisión. Mata nuevamente tanto a los asesinados de la familia Harán (a la madre que le mataron a toda la familia, este acuerdo le terminó de destruir la vida), como a los familiares de los caídos Ehud y Eldad.

Al final de todo esto, cabe preguntarse:
¿Es Israel todavía aquel Estado que se levantó orgulloso con su mal pertrechado y entrenado ejército de sobrevivientes del Holocausto y que le propinara soberana paliza a cuanto país árabe intentara ”mojarle la oreja”?
¿O será tal vez que nos hemos convertido en un rebaño de ovejas asustadas (o manejadas por ellas) que libera a los lobos que les devoran a sus crías?

4 comentarios:

Andres dijo...

Solo quiero decir una cosa mas: Mas vale que Olmert tenga algun “plan” para un futuro cercano que pueda justificar ese canje ignominioso (cosa que dudo mucho). Mas vale que toda esa mierda de la liberacion de Kuntar y otros terroristas vivos a cambios de dos ataudes sirva a algun proposito estrategico que no conocemos, independientemente del “beneficio moral” y los “bla bla bla” que repiten los politiquillos de turno. Mas vale que todo esto tenga algun proposito oculto que termine beneficiando a Israel. Porque de lo contrario, el papel de la mancha de Olmert como el peor gobernante que tuvo el Estado de Israel en toda su historia, sera imborrable, y el daño que le habra causado a Israel sera inmenso.

Gli amici di Georges (Brassens) dijo...

No tengo palabras. !qué pena! Y nuestro amado ZP disfrazándose con el pañuelo palestino! La estupidez no tiene límites, pero si los tuviera, estarían en el cerebro de nuestros amados gobernantes y su puta alianza de civilizaciones.

J. M. Beroy dijo...

Tenemos un serio problema si los propios israelíes acaban acomplejándose por lo que la opinión publicada de otros países occidentales cuenta sobre ellos. ¡Y pensar que en el fondo Francia, Inglaterra y Alemania esperan en secreto que Israel bombardee las instalaciones nucleares de Irán, para hacerles el trabajo que en Occidente ya nadie tiene el valor de hacer!
Pero Europa está empeñada en el suicidio desde al menos un siglo: ahora toca sumisión frente al islamofascismo e insultar a los israelíes por una valla de seguridad que (además de haber resultado útil) otros países usan: que yo sepa España y Egipto tienen vallas fronterizas y nadie se ha quejado. Insultarlos por una valla y por todas las acciones que emprendan destinadas a su supervivencia. ¡Conozco a unos cuantos que se alegraron del "fracaso" de la incursión en el Líbano hace poco. Nada dijeron, no obstante, cuando los musulmanes se dedicaron a asesinar a todos los políticos libaneses que se les oponían.
Unos santos, estos palestinos.
¡La madre que los...!

pacobetis dijo...

Israel, para sobrevivir, tiene que olvidarse de lo políticamente correcto y hacer lo necesario para acabar con sus enemigos. estoy seguro que los que los critican en europa respiraran tranquilos cuando le pare los pies a irán.
andrés, me temo que el único plan de olmert es salvar su pellejo con el bolsillo lleno.