lunes, 5 de enero de 2009

Disfrutando el lujo de decir la verdad

El próximo presidente del Consejo de la UE apoya a Israel
Ruben Kaplan
PORISRAEL.ORG y DORI LUSTRON

El actual ministro de Relaciones Exteriores de la República Checa, Karel Schwarzenberg, elegido para asumir como presidente del Consejo de la Unión Europea, a partir del enero del 1 de enero del 2009, en un reportaje concedido al diario checo Mlada Fronta Dnes, el de mayor circulación en la República Checa con un tiraje que supera los 450.000 ejemplares, y que reprodujo la agencia de noticias Reuters, respaldó explícitamente la incursión israelí en Gaza.
Karel Schwarzenberg, nacido el 10 de diciembre de 1937 en Praga, tiene un linaje de nobleza. Es el hijo mayor del Príncipe Carlos VI de Schwarzenberg y la Princesa Antonie von Furstenberg. En virtud de su origen familiar, Swarzenberg vivió muchos años en el extranjero, especialmente en Austria y Suiza. Tuvo que emigrar al ser considerado por el régimen comunista que sojuzgó a su país, un símbolo de la influencia alemana y feudal.

Casado el 22 de abril de 1967 con la condesa Terezia von Hardegg, en Seefeld, Austria, se divorció de ella en 1988, para reincidir en el matrimonio con la misma, el 25 de julio de 2008. De esa unión nacieron tres hijos. Empresario, político y senador, el Canciller checo, de reputados modales y cultura, goza de amplio prestigio y respeto en su país y en el ámbito diplomático internacional. Entre 1984 y 1990, Schwarzenberg, presidió el Comité Internacional de Helsinki, contribuyendo a mejorar la calidad de los derechos humanos en los países que conformaban el bloque oriental. En el 2003 recibió la Orden de Tomas Garrigue Masaryk 3ª Clase, que lleva el nombre del mítico héroe que fuera el primer presidente de Checoslovaquia y artífice de su independencia. También fue nombrado Caballero de la Orden del Toisón de Oro (rama austríaca).

No obstante el pronunciamiento de la UE representada actualmente por Francia, que en sintonía con el Secretario General de Las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, condenó el uso excesivo de fuerza por parte de Israel y los disparos de cohetes por el lado del Hamas, (que motivaron la reacción furibunda del Estado hebreo) y la exhortación a un cese del fuego, conducente a poner fin a la violencia entre Israel y el grupo terrorista Hamas, que ha cobrado hasta el momento la vida de 360 palestinos y de 6 israelíes, Karel Schwarzenberg, enfatizó el derecho de Israel a defenderse.
En la entrevista al Mlada Fronta Dnes, Schwarzenberg, dijo que el Hamas aumentó considerablemente el número de cohetes lanzados contra Israel desde el fin de la tregua que finalizó el 19 de diciembre y que eso no es más aceptable y que Israel tiene el derecho a defenderse. Agregó que Hamas se había excluido del debate serio, debido a sus ataques contra Israel. Asimismo, atribuyó al grupo terrorista, el creciente número de muertos palestinos, al poner sus bases y almacenes de armas en zonas densamente pobladas.

Schwarzenberg, agregó que cuando asuma la presidencia de la UE, tratará de impulsar una política que conduzca a la paz. "Yo sería muy feliz si ayudo a los palestinos".
Interrogado acerca de ¿Por qué es uno de los pocos que han demostrado su comprensión por Israel? Schwarzenberg respondió: "Estoy disfrutando el lujo de decir la verdad".
Muchos países integrantes de la Unión Europea, debieran abandonar la conducta timorata y cobarde con respecto al Hamas, declarada una organización terrorista por la UE, los Estados Unidos, Israel, Japón y Australia y observar la realidad a través del prisma de Karel Schwarzenberg.

El Hamas, no puede ser un interlocutor para la paz con Israel. Su plataforma política expresa claramente la intención de aniquilar a Israel y niega su derecho a la existencia. El grupo terrorista, fundado por el jeque Ahmed Yasín en 1987 es una organización islámica sunnita extremista que pretende establecer un Estado palestino, no junto a Israel, sino en reemplazo de él.
Lo que está sucediendo en Gaza, es absoluta responsabilidad del Hamas, que intrínsecamente glorifica la muerte y vive en el caos, teniendo además la rara habilidad, de trocar de victimario a víctima.
Comparte la vesania de promover la Jihad global, junto a Irán, el país persa que además de suministrarle armas y entrenar a los terroristas, amenaza desenfadadamente con borrar a Israel del mapa.
En su fugaz visita a Egipto, el presidente de La Autoridad Nacional Palestina ,Mahmoud Abbas, también llamado Abu Mazen, responsabilizó a Hamas por el ataque israelí a Gaza declarando al diario oficial palestino Al- Hayat Al-Jadida : "Llamamos a los líderes de Hamas y les dijimos, por favor, no pongan fin a la tahdiah (tregua).

Por su parte, Nimr Hammad, consejero de Abbas le dijo al diario libanés Al-Akhbar: "El único responsable por la masacre es Hamas, y no la entidad sionista, la cual a su propia manera de ver reaccionó al fuego de misiles palestinos. Hamas necesita poner un alto al trato ligero de la sangre de los palestinos. No deben darles a los israelíes un pretexto".
Hammad, llamó a los líderes de Hamas a detener y llevar a cabo operaciones que reflejan irresponsabilidad, como el disparar misiles.

Duras críticas al Hamas y conceptos parecidos tuvieron Bassem Abu- Sumayyah director de la Radio y Televisión de la Autoridad Palestina, el editor del diario de la OLP Al-Hayat Al Jadida, Hafez Al- Barghouthi y varios redactores palestinos.
La autocrítica de dirigentes y periodistas palestinos, no tuvo correlato en la media occidental. La cobertura de mucha prensa, en forma maniquea hace aparecer a Israel como el villano que agrede a los indefensos palestinos. Los medios de comunicación se solazan mostrando las crudas imágenes de niños víctimas de los bombardeos israelíes. Pocos mencionan, que los terroristas del Hamas, consecuentes con sus tácticas, lanzan sus ataques desde zonas residenciales, utilizando a mujeres y niños como escudos. Hablan de holocausto palestino, en una vergonzosa banalización del mayor crimen de la historia de la humanidad. Parangonan a los soldados israelíes con los nazis, los ejecutores del genocidio.

Si Israel, al que en algunos países le adjudican ridículamente tener el ejército más poderoso del mundo, no tuviese el máximo recaudo en evitar víctimas civiles, los muertos serían millares. Es muy lamentable que, como resultante de los ataques aéreos mueran civiles inocentes. Empero, tampoco debe haber duda que se trata de accidentes colaterales, nunca elegidos expresamente como blanco, tal cual es, la modalidad de los terroristas.

Movilizados por grupos de musulmanes y de izquierda, se registran en muchos países, manifestaciones de repudio frente a las embajadas de Israel, quemando su bandera y cantando consignas antiisraelíes y antisemitas. No se registraron protestas cuando Rusia atacó ferozmente a Georgia, ni tampoco por el sanguinario ataque islamista a Mumbai. Atentados terroristas, se suceden con escasa o nula reacción. Israel se defiende de la agresión de cohetes y misiles a su territorio y es objeto de condena internacional.

En un mundo cínico y que todavía no erradicó a esta altura de la historia, su atávica judeofobia, reconforta, parafrasear a Karel Schwarzenberg. "Estoy disfrutando el lujo de decir la verdad".
Hace menos de un mes que estuve en Praga y me encantó. Ahora tengo una razón más para adorar esa ciudad y ese país. Recordando lo que hable con algunas personas allí y como reaccionaban al ver mi Estrella de David colgada al cuello o mi gorro de Tzahal para protegerme del frío, no me extraña la actitud tan positiva de Karel Schwarzenberg.

2 comentarios:

Melvin dijo...

Un viaje a Praga... ¡qué envidia!

Los checos sufrieron en carne propia primero el totalitarismo nazi y después el soviético y no es raro que estén bastante concienciados.

pacobetis dijo...

sí que es una ciudad increible. por otro lado tienes razón en cuanto a como marca la experiencia vivida a los checos. saben lo que quieren y, sobre todo, lo que no quieren.