jueves, 31 de julio de 2008

Frío y calor

En el Polo Sur, 2008 marca un año récord en extensión de hielo
Una nueva «verdad incómoda»
(www.larazon.es)

Informes de las agencias espaciales de EE UU y Japón dicen que la temperatura en el Polo Norte ha bajado y la capa helada ha aumentado
El cambio climático ha conseguido acallar cualquier duda existente. Los informes que lo mitigan están proscritos.

Haga la prueba. Escriba en un buscador de internet «deshielo y ártico». Una avalancha de páginas de corte científico, opinativo o catastrofista auguran que la capa polar se derretirá en las próximas décadas. Hay de todo, algunas incluso dicen que en el verano de 2014 ya no habrá hielo en el Polo Norte. Sin embargo, hay algunos datos científicos que mitigan o niegan los efectos del calentamiento global y la mano del hombre. La explosión mediática del cambio climático ha dado un giro sorprendente en los últimos años. El oscarizado documental de Al Gore, «Una verdad incómoda», sacó del ostracismo un problema científico para convertirlo en un problema global.

Pero hay datos científicos, realizados por importantes organismos internacionales, que niegan que el hielo decrezca o que la temperatura esté subiendo. Un ejemplo: la NASA (agencia espacial de Estados Unidos) presentó hace pocos meses unas fotos en las que se podía observar que la capa helada del Polo Norte se había reducido. Todos los medios de comunicación dieron extensamente la información. Sin embargo, también la NASA ha realizado un informe en el que se observa que la temperatura, en especial en el Ártico, ha descendido respecto a 2005. ¿Alguien lo ha visto?
Según los mapas de la Agencia Espacial Norteamericana, la temperatura en los años 2005 y 2007 era, entre los meses de enero y junio, superior a la de 2008. Hace tres años, el Polo Norte tuvo un incremento de temperatura sobre el periodo considerado base (1951-1980), en el que las emisiones de CO2 eran reducidas, de cerca de cuatro grados. Una franja que rodeaba todo el Ártico. Este año, en el mismo periodo, el aumento cercano a los cuatro grados se ha quedado en la mitad de la superficie respecto a 2005 y en otras latitudes similares el termómetro incluso ha bajado respecto al periodo base. En general, si la comparativa es todo el planeta, lo que se observa es que hay muchas zonas en las que baja la temperatura, incluido el Polo Sur.
No es la única agencia espacial que ofrece datos que niegan el deshielo del Ártico. La japonesa corrobora la bajada de temperaturas en estos tres últimos años y aporta un dato que, hoy, parece revolucionario: hay más hielo en el Polo Norte en 2008 que en 2005. Es decir, que la masa de hielo actual se ha extendido. Según datos del 13 de julio pasado, este año la capa blanca es considerablemente superior a la de los tres años anteriores.

La otra «esquina» del globo también se mueve entre los datos de los catastrofistas y de los incrédulos. Desde 1979, la Universidad de Illinois (Chapman) ofrece informes anuales de la superficie helada del Polo Sur. Hasta ahora, eran los años 1995, 2001 y 2006 los que habían registrado mayor capa helada, pero 2008 ha superado las cifras anteriores y, hasta ahora, se ha convertido en el año de mayor superficie helada desde 1978. Poca información se ha dado sobre este hecho, y menos si se compara con la que se dio cuando se produjo la ruptura de la barrera de Larsen-B, una gran masa helada que se separó del continente. Entonces se anunció mundialmente que el Polo Sur tenía contados sus años blancos.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Organizaciones tan prestigiosas como la NASA usan SUSE Linux Enterprise Server para operaciones informáticas de alto rendimiento en los más importantes supercomputadores.

Superordenadores de todo el mundo están funcionando con SUSE Linux Enterprise Server de Novell(R) y prueba de ello es que, de acuerdo con TOP500, proyecto que sigue y detecta tendencias en informática de alto rendimiento (HPC: High Performance Computing), SUSE Linux Enterprise es actualmente la solución de Linux favorita de los mayores superordenadores HPC.

De este modo, de los 50 superordenadores más importantes del mundo, el 40 por ciento están funcionando con SUSE Linux Enterprise, incluyendo los tres más importantes:

* IBM eServer Blue Gene del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore,
* IBM eServer BlueGene/P (JUGENE) del Centro de Investigación de Jülich (Alemania), y
* SGI Altix 8200 del Computing Applications Center, en Nuevo México.

Gracias a una oferta de software de código abierto económica y de alta calidad y hardware de bajo coste, Novell y sus partners permiten disfrutar de las mismas funcionalidades informáticas de alto rendimiento de las que se benefician los superordenadores a empresas y clientes del denominado segmento mediano de distintos sectores, como el manufacturero, el de la investigación o las entidades académicas.

Clientes como Audi, la división de Supercomputación avanzada de la NASA, MTU Aero Engines, el Instituto de Tecnología de Tokio, Porsche Informatik, la Universidad Nacional de Seúl, la Universidad de Tecnología de Swinburne y Wehmeyer están utilizando superordenadores y clusters de ordenadores con SUSE Linux Enterprise Server para gestionar cargas de trabajo de misión crítica con tiempos de parada mínimos.

En el caso de la división de Supercomputación Avanzada de la NASA, tres de sus superordenadores funcionan con SUSE Linux Enterprise de Novell. Estos equipos se utilizan para evaluar si tecnologías de próxima generación cumplen los requisitos científicos y técnicos, programas de lanzamiento y funcionamiento de sus sistemas de control, así como para el soporte de iniciativas de operaciones espaciales, científicas y aeronáuticas de la NASA. Además, el próximo superordenador de la NASA, cuya finalización está prevista para este verano, también funcionará con SUSE Linux Enterprise Server y, cuando esté instalado, será uno de los mayores sistemas SGI Altix ICE, equiparable al actual tercer superordenador más potente del mundo.

“En la NASA trabajamos para resolver algunos de los desafíos más complejos de la ciencia, por lo que es fundamental contar con un sistema operativo que nos permita lograr el más alto nivel de funcionalidad informática. Cuando elegimos un sistema operativo, nuestras dos principales consideraciones son el rendimiento y la flexibilidad. Contar con el sistema operativo adecuado nos permite superar los límites del rendimiento informático e introducir nuevos niveles de innovación en nuestros programas espaciales, científicos y aeronáuticos”, afirmó William Thigpen, engineering branch chief de la división de Supercomputación Avanzada de la NASA.

El ámbito de la informática de alto rendimiento también supone una oportunidad para los partners de Novell. Así, empresas como Appro International, Atipa Technologies, Cluster Resources, HP, Penguin Computing, SGI y Teradata están incorporando SUSE Linux Enterprise Server a las soluciones informáticas de alto rendimiento que suministran a sus respectivos clientes.

SUSE Linux Enterprise lleva siendo líder del mercado de la informática de alto rendimiento durante más de una década, un liderazgo basado en la potente herencia técnica de esta distribución.

“SUSE Linux Enterprise se ha convertido en el sistema operativo HPC de referencia gracias a sus capacidades de rendimiento y escalabilidad, y a la amplia variedad de software de fuente abierta y herramientas de desarrollo disponibles. Al aprovechar las ventajas de los servidores estándar y grupos de ordenadores que están funcionando con SUSE Linux Enterprise, los clientes y colaboradores pueden crear e instalar los mejores productos y aplicaciones de tipo HPC del mundo”, afirmó Carlos Montero-Luque, vicepresidente de Gestión de Producto de Soluciones de Plataforma Abierta de Novell.

Estadística de Top 500 por familia de Sistema Operativo - Junio 2008

Estas son las principales conclusiones de la lista con el Top-500 de supercomputadores mundiales, publicada hoy desde la Conferencia Internacional de Supercomputación que se celebra en Dresden. Según el informe el gigante azul ha fabricado 210 de los 500 sistemas, incluidos cinco de los diez primeros, encabezados por el Roadrunner, el supercomputador del Departamento de energía estadounidense que recientemente ha superado la barrera del petaflop, siendo además uno de los que tienen mayor eficiencia energética. El segundo fabricante por número de sistemas en el top es HP con 183 y Sun Microsystem puede presumir de la fabricación de cuatro de los diez primeros. Por procesadores, Intel domina el 75 de los sistemas y el 90% de los que integran de cuádruple núcleo, utilizados en la mitad de las máquinas. La mayor parte de los sistemas contienen entre 2049 y 4096 procesadores, más del doble que hace seis meses. En cuanto a sistemas operativos se impone SUSE Linux Enterprise de Novell, que gobierna nada menos que 20 de los 50 primeros, incluyendo los tres superordenadores más potentes. La lista contiene una incorporación significativa por lo poco usual que es ver un “Windows” en este tipo de sistemas. En concreto en el puesto 23 un Windows HPC Server 2008, que además es la primera vez que corre sobre hardware de IBM. Por países, Estados Unidos aloja a 257 máquinas, Reino Unido 53, Alemania 46, Francia 34, Japón 22 y China 12.

Y nosotros podemos disfrutar de todo ese poder con nuestro humildes PCs y openSUSE!.

Fuentes:

* Top500.org
* The Inquirer ES - IBM, Intel y SUSE Linux dominan la supercomputación mundial

Link de la noticia:

http://www.theinquirer.es/2008/06/18/imb_intel_y_suse_linux_dominan_la_supercomputacion_mundial.html